CÁMARA VOTA PARA DETENER EMERGENCIA FALSA DE TRUMP

 

El martes la Cámara de Representantes aprobó una resolución para anular la declaración de emergencia nacional del presidente Donald Trump en la frontera Sur, luego que los demócratas, quienes sostienen la mayoría en la Cámara Baja describieran un panorama apocalíptico de un jefe ejecutivo sin ley que está dispuesto a desmantelar la Constitución.

El conteo de 245 contra 182 se mantuvo dentro de los lineamientos partidistas, con 13 republicanos aliándose con los demócratas en una votación que efectivamente se convirtió en una prueba de lealtad hacia Trump impuesta al Partido Republicano. A pesar de sus frecuentes quejas de una extralimitación ejecutiva durante la administración del presidente Barack Obama, la mayoría de los republicanos se alinearon con la decisión de Trump de intentar pasar por alto al Congreso para conseguir miles de millones de dólares para su muro fronterizo.

Como resultado de ello, la votación quedó muy lejos de los dos tercios de la mayoría que se necesitan para sobreponerse a la amenaza del veto de Trump.

Los demócratas argumentaron que la declaración de Trump de una crisis en la frontera no tenía fundamento alguno, y que se estaba embarcando en un camino rumbo a una dictadura al declarar una emergencia de manera unilateral con el fin de intentar conseguir dinero de los contribuyentes estadounidenses para cumplir con su tan impopular promesa de campaña.

“No le vamos a dar a ningún presidente, demócrata o republicano, un cheque en blanco para que haga trizas la Constitución de Estados Unidos”, dijo la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, demócrata de California, en el pleno antes de la votación. Levantando una copia de bolsillo de la Constitución, les preguntó a los republicanos: “¿Acaso su juramento fue hecho a Donald Trump, o a la Constitución de Estados Unidos?”.

Los republicanos respondieron que los demócratas estaban ignorando una verdadera crisis en la frontera, y dijeron que Trump estaba en su derecho de declarar una emergencia nacional, ya que había actuado en apego a las provisiones de una ley aprobada por el Congreso, la Ley de Emergencias Nacionales de 1976. La votación del martes fue la primera vez desde la aprobación de dicha ley que la Cámara de Representantes invoca las provisiones que le permiten emitir una resolución de desaprobación para nulificar una declaración presidencial de emergencia.

“Hay una emergencia nacional en la frontera Sur que los demócratas declaran hoy que no existe”, dijo el líder minoritario de la Cámara, Kevin McCarthy, republicano de California. “El presidente tiene la autoridad para hacerlo, y nosotros lo apoyaremos”.

Trump emitió la declaración de emergencia el 15 de febrero como parte de un acuerdo para mantener al Gobierno abierto después de un cierre parcial de 35 días que abarcó desde antes de Navidad y la mayor parte del mes de enero.

El presidente acordó firmar una propuesta de gastos para mantener al Gobierno financiado hasta el 30 de septiembre, luego que le concedieran mil 375 millones de dólares para 55 millas (88 kilómetros) de cercado a lo largo de la frontera en Texas, pero dijo que necesitaba miles de millones de dólares más. La administración planea redistribuir un adicional de 6 mil 700 millones de dólares de varias fuentes, incluyendo 3 mil 600 millones de dólares de proyectos de construcción militar, a los que se puede acceder por vía de la declaración de emergencia.

Trump había aseverado desde hace mucho tiempo que México pagaría por el muro.

Ahora que la Cámara emitió la resolución de desaprobación, el Senado tendrá alrededor de 18 días para analizarla, un marco de tiempo impuesto por la Ley de Emergencias Nacionales. La ley también especifica que la aprobación del Senado requiere de una simple mayoría, no de la supermayoría de los 60 votos que por lo regular se requieren en el Senado.

Eso significa que sólo cuatro votos republicanos asegurarán la aprobación de la resolución –suponiendo que los demócratas se mantendrán unidos, tal como se espera.

Los senadores del Partido Republicano, Susan Collins de Maine, Lisa Murkowski de Alaska y Thom Tillis de Carolina del Norte anunciaron que planean votar a favor de la resolución de desaprobación, y otros republicanos han estado expresando ciertas inquietudes, incluso en un almuerzo a puerta cerrada el martes con el vicepresidente Mike Pence, durante el cual seis senadores hablaron con ciertas reservas, de acuerdo con una persona que asistió a dicha reunión.

Uno de esos senadores era el senador Ted Cruz, republicano de Texas, quien le preguntó a un abogado del Departamento de Justicia sobre cómo un futuro presidente demócrata podría hacer uso similar de los poderes de emergencia, de acuerdo con un funcionario que ofreció un informe sobre la reunión, y que pidió permanecer en el anonimato para describirla.

Los senadores dijeron tener una “seria” discusión con Pence, una en la que el vicepresidente se enfocó en intentar explicar el raciocinio detrás de la declaración de emergencia y apaciguar las inquietudes de los republicanos de base de que los reprogramados fondos no afectarán a sus instalaciones militares locales. El vicepresidente puso muy en claro que el muro fue el asunto en el cual la campaña de Trump estuvo basada, y argumentó que los proyectos de construcción militar no serán puestos en riesgo, debido a que el dinero puede ser reemplazado, de acuerdo con el funcionario que informó sobre la reunión.

“Déjenme decirles esto, si se trata de proyectos de construcción militar, nosotros pronto restableceremos dichos fondos, tan pronto como lleguemos a ello”, según dijo el senador Richard Shelby, republicano de Alabama y director del Comité de Apropiaciones, prediciendo que “no habrá problema” para proveer de nuevos fondos a dichos proyectos. “Les aseguro que dicho asunto no permanecerá con vida por mucho tiempo”.

Shelby desestimó toda inquietud sobre de dónde tales fondos saldrían para reabastecer las cuentas del Ejército.

“¡Del dinero! ¿De dónde reabastecemos todo lo demás? Debido a que será una de las más altas prioridades”, según Shelby.

Un documento de la Casa Blanca para los medios decía el martes que los fondos de construcción del Ejército bajo la declaración de emergencia nacional serán tocados sólo hasta después de que el dinero apropiado y otras fuentes de financiamiento se hayan agotado, tras lo cual algunos republicanos señalaron haber aliviado algunas de sus inquietudes. Los fondos de construcción del Ejército vendrán de proyectos como vivienda militar y de una variedad de renovaciones en ciertas bases de alrededor del país y a nivel internacional, en situaciones en las que el dinero haya sido apropiado por el Congreso, pero que aún no está comprometido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *