DESACTIVAN ‘MERCADO NEGRO’ ENTRE MIGRANTES PARA AVANZAR ANTE CBP

La saturación en el sistema migratorio en Estados Unidos ha llevado a la desesperación a los propios migrantes, quienes compraban pulseras a otros migrantes con tal de adelantar su cita con la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CPB). 

Esto obligó a las autoridades municipales en Ciudad Juárez a eliminar el sistema de pulseras, para erradicar el “mercado negro”, donde se descubrió que éstas se llegaron a vender hasta por 350 dólares.

Rogelio Pinal, director de Derechos Humanos en Ciudad Juárez, confirmó a El Diario de El Paso, que estas compraventas fueron iniciadas por un migrante de origen cubano, quien alentaba a los migrantes a dejar su pulsera y cruzar ilegalmente por ser más “rápido”.

“Una persona de origen cubano andaba moviendo a la gente para que cruzaran ilegalmente o para cambiar sus números (de pulsera).  Esta persona se aprovechaba de esto y vendía los números”, dijo Pinal. 

Esto con la finalidad de que los migrantes que se encuentran en distintos refugios en Juárez pudieran “saltarse” la espera y tener pronto una cita con CBP para solicitar asilo político al Gobierno estadounidense. 

Pinal explicó que el sistema de pulseras era utilizado para poder llevar un control de las personas que llegaban a los albergues y poder tener una idea de cuándo esos migrantes iban a tener su cita con las autoridades migratorias. 

“Al principio sólo se les decía su número, pero perdían el papel donde estaba apuntado o se les olvidaba y preferimos hacer lo de las pulseras”, comentó.

Todo en la Casa del Migrante

El director de Derechos Humanos reveló que esta “operación por debajo del agua” fue descubierta en la Casa del Migrante, donde detectaron cuatro casos mientras hacían la validación de las pulseras para trasladar a un grupo de migrantes a uno de los puentes internacionales. 

“Cuando los íbamos a trasladar nos dimos cuenta con el registro que los datos no coincidían con las personas y decidimos hablar con ellos para que nos dijeran qué estaba pasando”, indicó. 

Pinal relató que para obtener información por parte de estos migrantes, también de origen cubano, se les “amenazó” con quitarles su número original si no les decían qué había ocurrido con las pulseras.

“Les dijimos que si no nos decían la verdad iban a perder el número que tenían originalmente y se irían hasta el final de la fila y fue ahí cuando nos dijeron que le pagaron entre 100 y 350 dólares al cubano por la pulsera”, enfatizó.

El funcionario aseguró que de los casos detectados, en uno no se dio la “compraventa” de la pulsera ya que sólo fue cambiada entre dos amigos. 

“Uno de ellos nos dijo que él le quiso dar su número a su amigo que ya estaba muy desesperado, que le dijo ‘aviéntate a ver si pega’, pero no le pegó y en los demás casos (las pulseras) sí fueron vendidas”, dijo Pinal. 

Nuevo sistema de registro 

Ante esta situación y para evitar futuros “mercados negros” con los números de citas ante CBP, Pinal señaló que se optó por eliminar las pulseras y en su lugar implementaron un sistema con fotografías de cada migrante. 

Ahora los migrantes tendrán que ir a las instalaciones del Consejo Estatal de Población (Coespo), que se ubican junto al Centro de Atención Integral a Migrantes (CAIM) en el puente Paso del Norte donde se llevará un registro con fotografía de cada migrante. 

“Ya no va a haber pulseras, vamos a tener un registro aquí en Coespo. Le van a tomar foto a la persona para que no haya duda de quién es la persona que se registró”, comentó. 

Roger Maier, vocero de CBP, dijo a El Diario de El Paso desconocer sobre esta venta de pulseras y aseguró no tener registros de que un incidente similar haya ocurrido cuando ellos reciben a los migrantes. 

Pinal agregó que actualmente en Ciudad Juárez se tiene un registro de más de 3 mil 200 migrantes que están en espera de ser llevados a su cita migratoria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *