MURO NO DETENDRÍA OLEADA DE INMIGRACIÓN

Los cruces fronterizos no autorizados han aumentado en los últimos meses y han llegado a su nivel más alto en una década, mayormente debido a las familias que solicitan asilo en Estados Unidos.

El presidente Donald Trump declaró una ‘emergencia nacional’, solicitando billones de dólares de financiamiento adicional para el muro fronterizo.

Esta fotografía, que fue dada a conocer por el Departamento de Aduanas y Protección Fronteriza, muestra por qué las barreras fronterizas de Estados Unidos no detendrán a las familias que llegan a suelo estadounidense y ejercen su derecho legal de solicitar asilo.

La valla

El Río Grande abarca aproximadamente dos terceras partes de la frontera entre Estados Unidos y México, y casi todo el nuevo muro fronterizo que el presidente desea construir a lo largo del río.

Los muros fronterizos son lineales y necesitan tener una base sólida, sin embargo, el banco del río es inestable y sigue un curso sinuoso. Así que, el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos está construyendo nuevas barreras a lo largo del dique del río.

Los muros crean una franja de territorio estadounidense entre el río y la barrera.

En esta fotografía del 7 de marzo, los migrantes se encontraban alineados en el exterior del muro en El Paso. Este grupo de 127 migrantes guatemaltecos caminaron por el agua del río para entregarse a los agentes de Estados Unidos, lo cual es el primer paso para iniciar el proceso de asilo.

Cruzaron la frontera ilegalmente, pero tienen el derecho legal de solicitar asilo debido a que llegaron a suelo estadounidense. Los agentes de la Patrulla Fronteriza deben tomarlos bajo custodia y empezar a procesar sus solicitudes.

La barrera que aparece en la foto tiene unos 10 años de antigüedad. Aunque no es el diseño de baliza de acero que Aduanas y Protección Fronteriza está colocando a lo largo del río en otros lugares, eso está considerado una parte relativamente moderna del cerco fronterizo.

Opción

Al igual que en las nuevas secciones que el gobierno está construyendo, existe una puerta para darles a los agentes de Estados Unidos y otras personas el acceso a ambos lados del muro – todo esto en suelo estadounidense.

Agentes de la Patrulla Fronteriza abren la puerta del cerco para revisar los documentos de los migrantes y permitirles pasar.

Camionetas y autobuses arriban para llevar a los migrantes a una estación cercana de la Patrulla Fronteriza para realizar un proceso adicional. Luego, son transferidos al Departamento de Inmigración y Aduanas (ICE), que en la mayoría de los casos, libera a las familias después de unos días.

Posteriormente, esperan en Estados Unidos para ver a un juez de inmigración – lo cual podría tomar varios meses o más tiempo.

Oficiales de Seguridad Interna desean que los legisladores les otorguen una nueva autoridad para mantener a las familias bajo custodia hasta que se tome una decisión sobre sus solicitudes de asilo.

Sin embargo, ya lanzaron un programa limitado y experimental para requerir que los demás migrantes esperen su audiencia ante la corte en el lado mexicano de la frontera.

Sin embargo, en privado, reconocieron que es muy probable que continúe la oleada de migración con o sin el muro, y temen que exista la posibilidad de que se pueda acelerar sin que haya cambios en el sistema de asilo de Estados Unidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *