PIDEN REPORTAR EN TEMPERATURAS EN PRISIÓN DE TEXAS

El Departamento de Justicia Penal de Texas reportaría pronto a la Legislatura qué tan calientes están sus inadecuadas prisiones estatales durante los meses más cálidos del año.

Una enmienda que fue agregada este miércoles al presupuesto estatal de la Cámara podría requerir que el departamento dé a conocer qué tan calientes están las celdas de las prisiones o el área de alojamiento de cada prisión y cárcel que son administradas por el Estado, diariamente, a las 3 p.m. de abril a septiembre.

La enmienda, presentada por el representante estatal Joe Moody, demócrata por El Paso, fue incluida tentativamente en el presupuesto de la Cámara durante una reunión del subcomité.

La iniciativa llega dos semanas después de que The Texas Tribune reportó que un interno murió el verano pasado de lo que el médico forense señaló como hipertermia ambiental, comúnmente llamada golpe de calor.

El Departamento de Justicia Penal refutó esa causa de muerte, argumentando que la evaluación del médico forense fue preliminar y el interno estaba en una celda con aire acondicionado.

El año pasado el sistema de prisiones llegó a un acuerdo sobre una larga y cara demanda, acordando instalar aire acondicionado en una prisión muy calurosa.

“Ha habido algunos problemas que han sido señalados dentro del Departamento de Justicia Penal por los medios de comunicación y los casos en la corte que ciertamente han generado dudas sobre si están manejando adecuadamente las enfermedades y muertes relacionadas con el calor”, le comentó Moody a The Tribune después de presentar la enmienda.

“Necesitamos darle un seguimiento cercano a este asunto para asegurarnos que no estamos sujetos a un litigio, necesitamos hacer eso”.

Si permanece dentro del presupuesto, la cláusula requerirá que el sistema de prisiones proporcione un reporte anual de la temperatura a la Legislatura de Texas.

El documento también podría incluir las quejas de los internos relacionadas con la temperatura, muertes causadas o exacerbadas por esa misma causa y los procedimientos que está haciendo la agencia para manejar el calor dentro de las poco aceptables prisiones de Texas.

La propuesta tendría que pasar ante el Pleno del Comité de Asignaciones y por la Cámara y el Senado para entrar en vigor.

El año pasado un portavoz del Departamento de Justicia Penal le comentó al periódico The Dallas Morning News que la agencia registró temperaturas en el exterior de las prisiones pero que era difícil llevar un récord de las mismas en el interior “porque no podemos asumir que un lugar es exactamente el mismo que otro”.

Este miércoles, después que fue adoptada la enmienda, solo dijo que la agencia acataría cualquier mandato que le hiciera la Legislatura.

Casi el 75 por ciento de las más de 100 prisiones y cárceles que son administradas por el Estado no cuenta con aire acondicionado en la mayoría de las áreas de alojamiento.

Las muertes por golpes de calor y enfermedades relacionadas con esa situación tanto de internos como de guardias en las prisiones de Texas han acaparado cada vez más la atención desde que una demanda, en la que ya se llegó a un acuerdo, en contra de la Unidad Wallace Pack ubicada cerca de College Station fuera entablada en el 2014 y varias demandas por muertes por negligencia surgieron después de la ola de calor registrada en el 2011.

Abogados que representan a los internos en el caso Pack señalaron que por lo menos 23 muertes por golpe de calor han ocurrido en el sistema de prisiones de Texas desde 1998.

Un juez federal criticó a la agencia en el 2017, diciendo que se estaba comportando “indiferente de manera deliberada” ante los riesgos que representa el calor.

El juez decidió que las condiciones en la prisión eran inconstitucionales para los internos que son vulnerables médicamente.

Emitió una orden temporal para que el Estado colocara a ese grupo en un lugar en donde hubiera aire acondicionado durante los veranos.

Existen aproximadamente 30 mil camas con aire acondicionado en el sistema de prisiones, de acuerdo con un reciente testimonio legislativo de encargados de departamentos.

El pasado mes de febrero el Estado llegó a un acuerdo en esa demanda y fue más allá de lo que le ordenaron, ya que instaló aire acondicionado en la prisión y empezó a mudar a los internos más vulnerables médicamente de todo el sistema de prisiones a celdas más frescas.

Teniendo en cuenta la demanda, el Departamento de Justicia Penal también realizó nuevos esfuerzos el año pasado para combatir las condiciones sofocantes dentro de las prisiones de Texas, incluyendo revisar los protocolos contra el calor, y estableció un nuevo comando de sistema de incidentes para asegurarse que le estuvieran dando seguimiento a esas políticas.

Los protocolos incluyeron disminuir las horas de trabajo externo, servir alimentos más frescos y proporcionar más baños con agua fría y agua con hielo durante las olas de calor.

El sistema de comando, que va a ser implantado durante las temperaturas calientes, la primera vez que se utilizó fue un día después que un interno, Robert Robinson, murió de hipertermia, lo cual fue muy refutado.

Moody comentó que su propuesta del presupuesto es un paso proactivo para asegurarse que los internos no estén sujetos a un castigo cruel e inusual.

“Al final de cuentas se trata de seres humanos”, dijo.

Otros dos demócratas –el senador estatal José Menéndez de San Antonio y el representante estatal Terry Canales de Edinburg– presentaron una legislación relacionada con el calor en las prisiones de Texas.

Son propuestas poco probables que podrían requerir que las prisiones de Texas sean mantenidas con una temperatura de 65 a 85 grados Fahrenheit (18 a 24 centígrados), igualando lo que se requiere en todas las cárceles locales y del condado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *