‘SEGUNDO BARRIO’ CELEBRA CON FERIA DE SALUD

Para convivir con los vecinos y ofrecerles una gama de servicios de salud, pláticas de interés y entretenimiento, el Instituto Lydia Patterson (LPI) celebró su tradicional Feria de la Salud en sus instalaciones ubicadas en el Segundo Barrio.

“El propósito es mantener la unidad con esta comunidad y decirles: aquí estamos con ustedes”, dijo Verónica Tovar, organizadora y coordinadora de Celebremos el Segundo Barrio, en su novena edición.

Explicó que durante la festividad, cuyo horario fue de 10 a.m. a 13:30 horas, ofrecieron a los asistentes paquetes de despensas, servicios de salud, corte de pelo y comida mexicana de manera gratuita en un ambiente musical.

Además se instalaron globos inflables —brinca brincas— para los niños, el toro mecánico, entre otros juegos para que se divirtieran mientras sus padres recibían información de los servicios.

Alrededor de 500 personas fueron beneficiadas y atendidas por médicos, enfermeras, trabajadores comunitarios y personal de las diferentes dependencias de servicios e instituciones académicas.

“Como cada año queremos ofrecer a las familia un mayor número de servicios y eso es posible gracias al patrocinio de empresarios y organizaciones altruistas de la ciudad”, dijo Tovar.

AmeriGroup, una agencia dedicada a la prestación de servicios a corto y largo plazo en materia de asesoría y uso del servicio de salud medicaid para personas que califiquen, fue la patrocinadora oficial del evento. 

Para los directivos de LPI ofrecer estos servicios representa una oportunidad para ayudar a la comunidad necesitada y reiterarle su apoyo.

“Estoy muy agradecida con esta escuela porque nos ayuda a la gente que lo necesitamos” dijo Elba Gutiérrez, una mujer de la tercera edad y residente de la zona Centro, quien se benefició con una despensa y servicios de salud brindados por personal de El Pasoans Fighting Hunger Food Bank. 

Otro de los atractivos de la Feria de Salud fue la exhibición de autos antiguos que fueron admirados por la concurrencia y cuadros musicales presentado por el Grupo Folklórico “Orgullo de mi Tierra” de la maestra Elena Vargas a cargo de niñas y jóvenes. 

El instituto Lydia Patterson, fundado en 1913, por la señora Lydia Patterson, una laica metodista que actuaba a través de la Sociedad de Mujeres Misioneras de su iglesia, notó que los jóvenes hispanos en el barrio no tenían escuelas por lo que comenzaron a establecer educación en los hogares de algunos metodistas mexicanos.

A 106 años de su fundación su espíritu y visión siguen vivos y hoy en día más de 400 hombres y mujeres jóvenes, la mayoría de Ciudad Juárez, son educados en un ambiente académico desafiante mientras se nutren de valores cristianos.

Recientemente La Comisión General de Archivos e Historia de la Iglesia Metodista Unida nombró como sitio histórico el edificio del Instituto Lydia Patterson —LPI— lo que reforzó aun más el orgullo de la comunidad estudiantil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *